lunes, 17 de marzo de 2008

irse

Las fronteras son metáforas. Existen sin existir porque ante todo son invenciones de uno mismo. Esta era una de las ideas que rondaban en mi cabeza el día que me fui, por supuesto, no era la única ni la última, ni siquiera la más inocua. Desde hacía muchos meses todo yo era una fábrica de quimeras que se esforzaban en convertirse en explicaciones viables sobre el por qué irse, sobre por qué convertirse en un inmigrante en un mundo que es pródigo en el movimiento de capitales pero no de personas; sabía que los primeros no conocen fronteras, las traspasan a su antojo, mientras que para las segundas, cruzarlas se convierte muchas veces en un viaje de tintes épicos. Me gustaría pensar que las sentía como la parcela que encerraba mi futuro, sabía que estaban ahí, pero no quería verlas, me parecían insondables, eran algo así como fantasías que dejaban de serlo cuando el policía fronterizo en cuestión te pregunta sobre tu destino, echa un vistazo rápido a tu pasaporte –vistazo que depende de la apariencia que tengas y de lo que ésta transmita-, te pone un sello y te dice que te puedes ir, que si quieres irte haya tú y tus circunstancias.

3 comentarios:

mario dijo...

la mayoría de las fronteras no están sino en nuestra cabeza

Franziska dijo...

Las fronteras las inventamos los hombres, es decir, los poderosos que son aquellos que se consideran los amos y se inventan un territorio y le dan un nombre. Más tarde, se declaran reyes. Después a algunos se les ocurrió incluso que ser Dios aún daba más poder...y en esas estamos. Algunos no se atreven aún a plantearlo con sinceridad pero querrían unificar toda la Tierra bajo un sólo mandato. Con eso, se acabarían las fronteras... o no?

Anónimo dijo...

韓式烤肉,烤肉,味蕾工坊,輕食餐廳,餐廳,咖啡,咖啡館,可樂,蘭亭香,燒肉,五角,拉麵,咖哩,御菇園,料理,壽司,香子屋,向下走,瑪瑪米亞,達文郡,咖哩,海鮮餐廳,斑鳩,歐式派店,料理,哈士通,咖啡,咖啡,玫瑰園,中國,橙色九月,咖啡,鄉村料理,咖啡,咖啡館,串燒,西部牛仔,法國小館,咖啡西餐,犁舍,酒吧,LA,馬路食館,沙發,馬路,咖啡,炭烤,日本料理,捷克老爹,卡利,波希米亞,音樂餐廳,別墅咖啡,餐廳,75起舞,階梯,大蒜,王牌咖啡,王品,朋友,鴛鴦火鍋,鴛鴦火鍋,蕃茄,咖啡,牛排,咖啡,日本,啤酒,喜憨兒,咖啡